Un blog de la Dra. Natalia Ruiz inspirado en los Grupos de Desarrollo de Conciencia de Semiología de la Vida Cotidiana.

Fue Oscar quien decidió comenzar el encuentro, se desparramó en la silla para comunicarle al grupo que una vez más se encontraba desesperado: “¡A veces pienso que lo mejor sería que mi madre se muriera!”.

Oscar era el mayor de tres hermanos y su mamá, una mujer de 78 años, desde joven sufría de asma. A pesar de que los médicos habían logrado estabilizar su enfermedad, demandaba mucha compañía. Si bien él no era su único hijo, sí parecía ser el único que de inmediato respondía para aliviar sus ansiedades. Había días en que prácticamente no lo dejaba moverse de su lado, pero por más abusiva que esta situación pareciera, Oscar no hacía nada para frenarla.

El grupo se sentía impotente. Cada vez que este tema salía a la luz, daba la impresión de que Oscar se las arreglaba muy bien para justificar su incapacidad para ponerle un límite a lo que estaba ocurriendo. Su narrativa personal se había convertido en un escudo de quejas que no le permitían salir de lo que parecía un círculo de negatividad.

Oscar llegó al grupo porque decía sentir mucho coraje. Desde que sus padres se separaron, él tomó la responsabilidad de cuidar a su madre, mientras tanto, sus hermanos disfrutaban de la comodidad de ver que Oscar no paraba en remediar sus necesidades. Hoy, a sus 55 años vivía sometido a los requerimientos de su madre, una mujer que si bien estaba enferma, parecía empoderarse a partir de la obediencia que su hijo le procuraba, pero una condición así, sólo puede terminar por intoxicar el vínculo. Pero, ¿cuál sería el sentido profundo que lo llevaba a querer complacerla a pesar de él?, ¿por qué sería que insistía en justificar su incapacidad para terminar con esta dinámica que se había vuelto insoportable para Oscar? A medida que tanto él como todos los participantes reconocieran que cambiando era la única forma en la que conseguirían liberarse de sus propias conflictivas, dejarían de ver el cambio como un peligro.

Complementa la lectura con la reflexión final de la Dra. Ruiz de Otero, en audio o video.

Sin embargo, este logro puede no bastar. Por ello, es importante considerar como obstáculo frente al cambio las gratificaciones que nos ha traído nuestra disfuncionalidad, por ejemplo: disminuir el sentimiento de culpa, evadir nuestras responsabilidades, llenar el vacío a costa de lo que sea, provocar lástima o compasión evitando con esto el juicio de los demás, controlar a todo y a todos, entre muchos otros beneficios que no queremos perder. En otras palabras, nos resistimos a cambiar porque el cambio y la pérdida se encuentran íntimamente relacionados.

Para Oscar, dejar de sufrir al complacer a su madre en lo que fuera, sería igual a renunciar a ser el salvador de la familia. Oscar a nivel consciente realmente deseaba terminar con el sometimiento, pero en el fondo, para él acabar con el sufrimiento, implicaba, paradójicamente una pérdida para su autoconcepto: dejar de ser el favorito. ¿Pero cuándo fue que esta historia comenzó? Por lo general estas narrativas se construyen a partir de una gratificación que al principio nos gustó, pero que con el tiempo es difícil apartarse de ella, aunque se trate de veneno.

Esto llevó al grupo a un cuestionamiento aún más profundo para quienes lo escuchaban elaborar su problemática. ¿Cuál es el precio que en la vida estamos dispuestos a pagar con tal de sentirnos aceptados? ¿Es posible que elijamos perdernos a nosotros mismos por no querer soltar nuestros deseos conflictivos?

En el grupo su conducta se reflejaba de forma paralela: Oscar buscaba de todas formas quedar bien con los participantes, pero sobre todo conmigo. Siempre me llamó la atención que sus intervenciones generalmente iban dirigidas exclusivamente hacia mí, es decir, si alguien le preguntaba algo o le hacía algún tipo de señalamiento, en lugar de responderle directamente a su interlocutor, lo hacía buscando mantener contacto visual conmigo. Cuando le hice notar su conducta, pudo responder con toda claridad que para él era muy importante saber que contaba con mi aprobación. Así, por sentirse aceptado por mí, perdía la oportunidad de vincularse genuinamente con el grupo.

De este modo fue que Oscar pudo detenerse para hilvanar lo siguiente: “Ahora descubro lo fundamental que es para mí sentirme aceptado por todos, pero sobre todo por mi madre. ¡Es increíble lo que estoy dispuesto a hacer con tal de lograrlo! De qué me sirve que me diga: ¿qué haría yo sin ti?… cuando vivo tan frustrado y enojado con mis hermanos, con ella y por supuesto conmigo… ahora veo que me quejo, como si eso significara vivir intensamente, pero dejarlo de hacer sería cambiar, y por lo tanto, perder algo que me ha gratificado siempre: ser tan especial para mi madre”.

La fantasía de Oscar al imaginar a su madre muerta era comprensible, sin embargo, no puedo decir que de cumplirse resolvería algo. Es decir, su necesidad de aprobación significaba la herencia de ese vínculo e iba más allá de la vida de su madre. Pero darse la oportunidad de siquiera contemplar un cambio implicaba un gran conflicto: “¡Siento una opresión en el pecho sólo de imaginarme qué pasará el día que me atreva a expresar mis necesidades!…”.

A menudo, cambiar es algo que nos atormenta porque descubrimos que nuestras actitudes conllevan una ganancia a pesar del sufrimiento que nos han provocado. Estos “beneficios” se convierten en un paliativo para nuestra Huella de Abandono, pero además, generan una enorme ambivalencia: la contradicción interna de querer cambiar, frente a la dificultad de renunciar a lo que se ha logrado a consecuencia de nuestro comportamiento disfuncional.

Madres como la de Oscar, son como son, porque hay hijos dispuestos a promover esta dinámica y viceversa. Dicho de otra manera, ninguna disfuncionalidad existe en el vacío.

La experiencia de Oscar fue la oportunidad que los demás necesitaban para liberar las siguientes epifanías:

“Me doy cuenta de cómo el aceptar que mi esposo se relacione con otras mujeres, aunque me destroce el corazón, es el precio que he decidido pagar con tal de no sentirme sola. Cambiar implicaría perder la incongruente seguridad que me ha dado este matrimonio”.

“Ahora que escucho al grupo, para mí asesorar a mis hijos es fundamental, no los veo preparados para que tomen sus propias decisiones. Sin embargo, me doy cuenta de que eso les ha provocado una enorme inseguridad, pero cambiar, implicaría perder mi control sobre ellos”.

“Puedo ver que al estar diagnosticada con depresión hace que mi familia me dé un trato especial, ¡suena horrible, pero cambiar sería una pérdida! Es increíble lo que estoy dispuesta a vivir a cambio de estos beneficios absurdos…”.

El espejo de la técnica grupal

Una de las tareas del grupo y del conductor consiste en ayudar a los participantes a observar su conducta para que puedan modificarla de forma eficaz. Resulta revelador descubrir cuáles son aquellas ganancias que han recibido de su disfuncionalidad, de tal manera, que puedan contrastarlas con el sufrimiento al que se han sometido para lograrlo. Trabajar en ello representa una ruta de salida que les permitirá, por identificación con los demás, perder el miedo a cambiar.

Todos podemos vernos reflejados en estos espejos…

Tal vez estos espejos protagonizados por Oscar te permitan conocer las razones profundas por las cuales te resistes a cambiar, pero además, reflexionar sobre el precio que en la vida has estado dispuesto a pagar con tal de sentirte amado. En Semiología de la Vida Cotidiana aprendemos que estas actitudes disfuncionales que tanto nos perturban, están sustentadas por nuestro sistema de pensamientos, creencias y valores, los cuales necesitamos modificar si queremos terminar con estos vicios que retrasan nuestro crecimiento.

Complementa la lectura con esta reflexión en audio o video.


Comparte tu opinión

¿Cómo la resistencia al cambio y un autoconcepto devaluado podrían estar relacionados? ¿Consideras que ser conscientes de las ganancias que conlleva el sufrimiento es razón suficiente para alcanzar el cambio tan anhelado? ¿Crees que existan personas que conscientemente decidan mantener su sufrimiento con tal de seguir recibiendo algo de los demás?

Referencias Bibliográficas

Texto: Natalia Ruiz / Ilustración: Diego Zayas

48 Comentarios

  1. Muchas gracias por compartir con [email protected] estas historias y reflexiones e incluirnos en este proceso de vernos reflejados de alguna forma en el espejo, tener la oportunidad de introyectarlo y empezar a mover los engranes de diferente manera para vivir de manera más plena y consciente.
    Un fuerte abrazo.

  2. Excelente ejercicio!
    Un gran espejo donde pude ser consciente que he permitido un papel en mi familia, siendo la proveedora en varios aspectos, esto hace sentirme importante para ellos y por lo tanto aceptada y reconocida ?

  3. Tuve una Epifania muy parecida al platicar con un semiologo. Estaba dispuesta y determinada a estudiar en una universidad extremadamente demandante solo para mantener el reconocimiento de mis papás.

  4. Natalia,
    Un gusto leerte.
    Yo pienso que todas las personas tenemos más de un aspecto conductal que conservamos por encima de nuestro deseo de plenitud; aún a pesar, justamente de “los pesares”.
    Hemos aprendido muy bien las condiciones para Sentirnos queridos según nuestros códigos personales y los llevamos a cabo pie juntillas, todos los días.
    He pasado recientemente por un proceso doloroso que me obligó a ubicarme en mi canto, pero tal como lo dices en tu artículo, la pérdida, una vez procesada, es liberadora y regala la imagen real de uno mismo.
    Saludos y un abrazo.
    Raquel Martínez

    1. ¡Hola Raquel! Estoy totalmente de acuerdo contigo con respecto a lo difícil que resulta renunciar a los condicionamientos que nos han llevado a sentirnos amados, aunque de logarlo, nos sentiremos liberados. Me da mucho gusto saber que hoy miras con ligereza lo que en su momento te confrontó tanto. ¡Saludos y gracias por compartirnos tu experiencia!

  5. Después de un curso de “Como aprendí a ser querida” comprendí que lo me salva, me condena” .. perdonar a mis padres por haber sido amados por mis abuelos.

  6. me encantó el artículo y el complemento del video. Sin duda, que para poder transformar”se” hay que observar”se”.
    A lo largo del video, me surgió una pregunta, y esque… cuando uno empieza a trabajar en sí mismo para resignificar este sistema de creencias, pensamientos y valores, lo que nos hace detenernos es la ilusión de la escena creada por el imaginario, donde nos dice: Esto que vives no te gusta, pero aún así, ya lo conoces, y si vamos más profundo; esta acción de manera inconsciente de permanecer, me llegó la sensación que aún nos aferramos por el hecho de… que en esa “vida” sabemos “quiénes somos” o tenemos claros el papel que nos corresponde… Pero, cuando uno decide cambiar, desde raíz, es… quién voy a ser entonces, si decido dejar de ser lo que soy actualmente. Esa fue mi reflexión ante este caso. Además me llegaron sensaciones y pensamientos de: Amor, no es sacrificio.

    Gracias.

    1. ¡Hola Alberto! Tu reflexión me parece de lo más interesante. Estoy totalmente de acuerdo contigo, a veces preferimos aferrarnos a lo “mal conocido” que enfrentarnos a lo desconocido. Por eso, repetir es lo más fácil, reparar requiere de actos deliberados que nos ayuden a comprender lo que nos ha ocurrido en la vida. ¡Saludos y gracias por compartirnos tu opinión!

  7. Sin duda es importante el darte cuenta de la ganancia raíz que se tiene cuando actuamos de manera codependiente. Sin embargo, una vez que se ha identificado y se llega a ese punto de desmantelarlo se da un vacío, pues aquello que le daba sentido a tu vida ya no existe, darle una resignificación a tu vida es un gran reto. Esas creencias profundas de sufrimiento y sacrificio arraigadas durante tantos años, ¿cómo se desmantelan por completo? y ¿cómo construyes a partir del auténtico amor, si se ha estado del lado del sufirmiento, si haz dado las 7 fuentes desde el sufrimiento creyendo que es amor? ¿Cómo te reconstruyes?

    1. ¡Hola Talina! Todas tus preguntas son muy interesantes, y como bien mencionas identificar las ganancias que nos ha dado nuestro comportamiento disfuncional es un gran primer paso. Paradójicamente descubriremos que lo que ha provocado nuestro vacío es la ignorancia de ello. Conforme lo podamos ver y aceptar iremos descubriendo nuevas y mejores formas de vincularnos con nuestras circunstancias, experimentando una genuina reparación. Tal vez nos demos cuenta que no siempre hemos estado parados desde el sufrimiento…¡Saludos y gracias por compartirnos tus reflexiones!

  8. Natalia
    Me movió mucho la historia de
    Óscar porque es muy parecida a la mía me hago cargo de mi Madre de 87 años y aunque somos 5 hermanos soy yo el que vivo con ella aunque me ayudan con los gastos mi hermana que es muy controladora administra el dinero y frecuentemente tenemos choques porque ella quiere que me reporte en todo aunque me aliviano mucho peso el tener una cuidadora de día para poder moverme en mis asuntos, poder trabajar y vivir mi vida sin la responsabilidad de atender a mi Madre al menos de día porque tengo 3 hijas que también me necesitan por lo que ahora tengo que generar cambios para salir adelante en mi vida aunque no le guste a Eva mi hermana controladora pero me tiene amagado con la promesa del departamento donde vivimos si me salgo pierdo la oportunidad de vivir en el por el resto de mi vida cuando mi Madre falte no me quiero salir y desatender a mi
    Madre tampoco pero si poco a poco desarrollar mi vida hacia nuevas formas que me traigan más satisfacciones

    1. ¡Hola Mario! Gracias por compartirnos tu historia, así funciona la cámara del espejo grupal. Descubrimos que lo que le ocurre a uno le ocurre al grupo, las historias se entretejen de tal manera que nos enriquecemos de la experiencia de todos. Qué importante lo que dices con respecto a buscar nuevas formas, dentro de tus posibilidades, que te hagan experimentar una mayor satisfacción en tu vida, y que te permitan vincularte de una forma diferente con los demás. La creatividad juega un papel trascendental en nuestros cambios… ¡Saludos, ha sido maravilloso leerte!

  9. Está lectura me permitió reflexionar y darme cuenta de la ganancia que estaba teniendo al estar en una relación tóxica… Después de mucho negarmelo… Afortunadamente esa persona ya no está, por el bien de los dos. Por otro lado, cuanto sentido tiene el nombre del grupo, si que es como un espejo. Lo que me inquieta es que me he identificado con todas las reflexiones que han publicado, esto me lleva a preguntarme ¿qué está pasando conmigo?, ¿qué tengo que resolver?. Gracias por hacer que me vea a mi misma.

    1. ¡Hola Alejandra! Tus comentarios me parecieron extraordinarios, justo esto que dices es el sentido bajo el cual creamos este espacio. Todas estas lecturas nos hacen descubrir que no somos ajenos a la realidad de nadie, pero además descubrimos, que a partir de reflejarnos en ello nos enriquecemos. Lo que te ocurre a ti, es algo que nos ocurre a todos, en diferente proporción, desde distintos contextos, pero al final, confirmaos que formamos parte de la experiencia humana. ¡Saludos y gracias por tus reflexiones tan interesantes!

  10. Hola Natalia,

    Muchas gracias por enriquecer este espacio, he tenido la oportunidad de participar en los GDC y este nuevo espacio que crearon, es una extensión de esa cámara grupal, es decir aparte de seguir practicando día a día para crear enlaces significativos está es otra forma de conversar con mi interior y ver qué me resuena.

    Agradezco tu mensaje y por compartir estos casos que sin duda ayudan a la reconciliación de mi intrabiografia, muchas felicidades.

  11. Saludos Natalia,
    Como siempre mis felicitaciones por tus análisis, siempre tan agudos y acertados. Son un atractivo espejo en mi vida cada vez que los leo y por ello los espero con mucho gusto una nueva publicación. Te comparto que lo que a mi me resonó de este análisis de las resistencias al cambio es la paradójica vivencia de “querer cambiar pero sin perder nada”, y me detengo en la expresión de “perder” quizás cambiar y sumando a lo que se ha comentado creo que también hay que hacer un análisis del significado de la expresión “perder”, porque muchas veces se asocia a una parte negativa y desagradable de la perdida pero no se visualiza la otra parte de ganancia pues en este caso es una perdida necesaria como lo propone Judit Viorst en su Libro The Necessary Losses.

    1. ¡Hola Enrique! Estoy totalmente de acuerdo contigo, muchas veces olvidamos que las pérdidas son una oportunidad para hacer de ellas ganancias significativas para nuestra vida. Si lo tuviéramos presente tal vez no nos resistiríamos al cambio. Me da mucho gusto saber que este espacio se ha convertido en un espejo para ti. ¡Saludos y muchas gracias por tus bellos comentarios!

  12. Gracias Natalia. Muy interesante y aunque ya lo intuía, la forma en que está planteado es impecable.
    Aquí siento que el problema para muchos es descubrirnos y reconocer dichos “beneficios” que obtenemos en mantener una dinámica nociva. Creo que de alguna forma caemos en el vicio de que nos gusta autoengañarnos y siento que es algo muy mexicano. Aquella frase de la canción del Piruli “Mienteme más que me hace tu maldad feliz”, parece que no es tan trivial.
    Felicidades!

    1. ¡Hola José! Tienes toda la razón, descubrir esos beneficios no es fácil, sobre todo porque hemos aprendido a disfrutarlos de forma inconsciente. Me encantó la analogía de la frase de la canción, así es, por más que nos haga daño no queremos dejarlo. ¡Saludos y gracias por tus comentarios, los valoro mucho!

  13. Excelente artículo, me ha dado mucha claridad sobre aquellas conductas que me cuesta trabajo cambiar porque no quiero perder mi “supuesto beneficio”. Estás reflexiones son una aportación muy importante para los estudiantes de semiología, gracias.

  14. Hola Natalia, compartir esta experiencia que se vive dentro de los GDC resonó conmigo, como dices sirve de espejo para todos, para mi es un ejercicio que he venido haciendo, un camino que recorro todos los días y ciertamente he identificado estas rutas que ya se han creado en mi , están ancladas y no me permiten o no me permito el desarrollo total de mi ser, y se ha convertido en una tarea verdaderamente placentera auto observarme y descubrir mis cuentos e imaginarios. Sin embargo, me surge la duda de como crear esas nuevas rutas, ahí es donde más tiempo me requiere descubrir o crear … percibo en mi que me quedo en la reflexión pero no logró concretar a la acción porque no alcanzo a darme la claridad por donde ir, a pesar de que se que comprendiendo el beneficio hago el esfuerzo. Gracias.

    1. ¡Hola Ada! Me parece muy importante lo que dices. Con frecuencia nos sentimos paralizados frente a nuestras propias reflexiones. Pero cuando logramos poner en palabras aquello que nos está ocurriendo mitigamos la posibilidad de que se exprese por otros medios. Sin embargo, resulta vital que logremos validar nuestros propios avances, porque luego creemos que no ha habido cambios cuando sí los hay. Entre líneas puedo leer los tuyos. ¡Saludos y gracias por compartirnos tu experiencia!

  15. Estimada Natalia escuché con atención todo lo que disertaste ,ya a mi avanzada edad ,reflexiono sobre toda la vida que he llevado,el levantarme bien temprano ,el llevar la comida a los míos,el sacrificio valió la pena,me hubiera gustado viajar,pero mis amores bien valieron la pena ,ya son mayores y los veo contentos y amorosos ,será que la aceptación es parte del amor?que la memoria nula así debe quedar?será que el sacrificio es parte intrínseca del ser ,será que Óscar abrazo a su madre con amor y la cubrió de cariño y atenciones y la volví el centro de su vida? No por que lo acepten sino por algo natural ,el tema da para muchas dilucidaciones, reflexiónens saludos y es ud una mujer muy guapa

    1. ¡Hola Rodolfo! Me parece de lo más importante la imagen que nos regalas con tu reflexión. La responsabilidad es algo que se puede vivir como un pesar o como un placer, todo depende de la intención de nuestras acciones. Transformar nuestros pensamientos, creencias y valores es la forma en la que podemos acercarnos a disfrutar de nuestra vida. Muchas veces no podemos modificar las situaciones, pero sí nuestra actitud. ¡Muchas gracias por compartirnos estas líneas, y por tus afectuosos comentarios!

  16. Hola…he leído con calma cada uno de los artículos publicados. Me han movido mucho y he podido observar en mi la resistencia a cambiar. He decidido generar un diario para tratar de encontrar esa ganancia secundaria que limita mis pensamientos, emociones y acciones. Actualmente estoy en un grupo de desarrollo trabajando estos temas y ya me comprometí con el cambio. Gracias por la orientación que debimos tener a temprana edad. Nunca es tarde!

    1. ¡Hola Erika! Me parece una muy buena idea llevar un diario o una bitácora que nos ayude a auto observarnos mejor. Estoy segura que tu experiencia en el grupo, aunado a tu trabajo diario, te permitirá importantes movilizaciones. ¡Saludos y muchas gracias por tus comentarios!

  17. Juan Carlos Hernández Whaibe

    Hola Dra. Natalia
    Fue muy oportuno escucharla, puesto que, precisamente en estos días he estado en esa disyuntiva; entre seguir buscando aprobación y reconocimiento de mi padre (entrando en una angustia existencial tremenda) o renunciar a la salvaguarda que me he provocado con un falso auto concepto del niño bueno y obediente. Realmente hoy me doy cuenta como nos dice nuestro maestro ARS que no dependo de nada ni de nadie, que ya no necesito quedar bien con nadie. He decidido soltar esa actitud y ver por mi mismo, cuidarme, quererme y reconocerme. Muchas gracias por este espacio y compartir, comprendí muchas cosas, y gracias a todos los que han compartido y en especial a Oscar, que Dios los siga bendiciendo.

    1. ¡Hola Juan Carlos! Me da mucho gusto leer que este artículo te ayudó a reflexionar sobre tus propias circunstancias. Como bien dejas ver, el precio que pagamos en la vida por obtener aprobación y reconocimiento puede ser muy alto. Qué importante que logremos alinear nuestras acciones con el placer de hacerlo y no por la necesidad de llenar el vacío. ¡Saludos y muchas gracias por tu testimonio!

  18. Excelente artículo, me encantó la frase ” El cambio y la pérdida
    estan íntimamente relacionados ” Creo que en ésta frase se resume el objetivo de la lectura
    A veces es muy caro el precio que se paga por tan poca ganancia
    Muchas gracias Dra. Natalia por compartir tan valiosa información ☺

    1. ¡Hola Luz! Tienes toda la razón cuando dices que la esencia de este artículo está en comprender que cambiar entraña perder algo, pero al mismo tiempo ganamos en libertad, en la posibilidad de ser nosotros mismos. ¡Gracias por tus comentarios, recibe un saludo!

  19. Hola Natalia, es un placer leerte y poder vernos en el espejo grupal, el artículo me movió ya que yo he estado en disyuntiva desde hace tiempo en tomar una decisión y la vida me muestra día a día que es tiempo de generar un cambio trascendental en mi vida pero hay un gran miedo –la pérdida- a dar el paso final, gracias por esta excelente reflexión.

  20. Margarita Sosa Hernandez

    Buen día doctora:
    Simplemente gracias y entiendo que necesito cambiar, soltar, ordenar. Para vivir en armonía. No he podido. Me siento impotente. He tomado siete cursos del Doctor Alfonso y salgo motivada, pero al llegar a mi vida diaria no he logrado aplicarlo. Después de leer y escucharte me pregunto que me falta?

    1. ¡Hola Margarita! Comprendo lo que me dices y cómo te sientes. Vivir en armonía es un proceso, esto quiere decir que habrá veces en las que nos sentiremos muy bien y habrá otros momentos en los que volveremos a experimentar impotencia. Dado que somos seres humanos esto es inevitable. Sin embargo, lo importante es que dentro del cuadro de nuestra vida predomine el blanco y no los puntos negros. Muchas veces para aplicar lo que sabemos necesitamos asimilarlo en compañía de alguien profesional que nos ayude a comprender mejor nuestras circunstancias. Puedo leer entre líneas que en ti existe un gran entusiasmo por hacer que prevalezca el blanco y eso es fundamental. ¡Saludos y gracias por compartirnos tu experiencia!

  21. Irma Araceli Dueñas López

    Muchas gracias por compartir, varias de sus lecturas me han servido para reflexionar y moverme, esta técnica del espejo es muy reveladora. Sobretodo para entender de dónde vienen mis apegos.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X