Un blog de la Dra. Natalia Ruiz inspirado en los Grupos de Desarrollo de Conciencia de Semiología de la Vida Cotidiana.
Ve a la Dra. Natalia Ruiz de Otero en entrevista para "Punto y Coma" de Excélsior Tv aquí.

En el grupo se rompió el silencio con las palabras de Sandra: “Yo pensé que él, algún día, iba a desear formar una familia tanto como lo he deseado yo. Estaba segura que con el tiempo lo haría cambiar de opinión, que lograría convencerlo de ser papá. Hoy me doy cuenta que la persona con la que yo me comprometí, no es real, porque no corresponde a la ilusión que yo quise formarme de él”.

Sandra, una mujer de 38 años, conoció a Fernando en la compañía para la que trabajan. “Desde que lo vi sentí que era el hombre perfecto para mí”. Fernando, un hombre de 43 años, siempre le hizo ver a Sandra que no obstante lo mucho que la quería, él no deseaba tener hijos, pero ella estaba segura que esa forma de pensar caducaría con el paso del tiempo. Sin embargo, los años pasaban y Sandra tenía la sensación de que las cosas no evolucionaban entre ellos. Fernando seguía exigiendo mucha libertad y ella no entendía por qué no lograban comprometerse en una relación estable. Hoy, después de dos años, pudo ver que la evasión de su pareja no se trataba de una resistencia, sino de una realidad.

Sandra planteaba en el grupo una de las mayores encrucijadas para el ser humano: la renuncia a nuestras expectativas. Pero, ¿por qué será que las personas nos aferramos a idealizar un sinfín de situaciones sin poder ver la realidad tal cual es? Por un lado, la idealización es una defensa para evitar la insatisfacción, preferimos exaltar circunstancias antes que enfrentarnos a sus sombras. Pero por el otro lado, la idealización son los reflectores que dirigimos sobre algo o alguien que terminan por arrojarnos la luz de regreso. Por ejemplo, cuando decimos o pensamos cosas como: “yo he estudiado con el mejor abogado de México”, o “el doctor que me ha curado es el mejor en su ramo”, o “¡no existe hombre más maravilloso que mi pareja!”; es una manera de atribuirnos un lugar importante, porque por supuesto, preferimos pensar que “somos muy especiales y afortunados”. Sin embargo, idealizar también supone un gran riesgo: la decepción. Tarde o temprano aquello que hemos engrandecido, inevitablemente tomará su justa proporción.

Complementa la lectura con la reflexión final de la Dra. Ruiz de Otero, en audio o video.

Lo dicho en el grupo le ayudó a Sandra a hablar sobre sus sentimientos: “Hoy descubro que soy yo la que se ha negado a ver una realidad que él siempre me mostró y que yo intentaba disfrazar. Es como si de pronto una ola hubiera arrasado con mis sueños, unos sueños que construí sobre algo que nunca hubo, pero que utilicé para engañarme y ahora me siento profundamente decepcionada”.

Una de las experiencias de idealización más frecuentes en las personas es el enamoramiento, algo que muchos hemos sentido alguna vez. Por lo tanto, sabemos de ese estado vulnerable en el que nos es difícil ver lo que el otro no puede darnos, haciéndonos construir expectativas que no necesariamente coinciden con la realidad. Porque aceptar a nuestro objeto de deseo tal cual es, con todas sus circunstancias, tal vez nos frustraría y probablemente nos empujaría a buscar a alguien más, sabiendo que existe la posibilidad de nunca encontrarlo. Así que para evitar enfrentarnos a la desolación emocional, preferimos enaltecer a la persona ansiada.

Para Sandra, Fernando representaba una relación prometedora. Era tanto su deseo de estar con él, que no lograba ver al hombre real. Por lo tanto, prefirió construir para ella la versión que más se ajustaba a sus necesidades, llevándola a vincularse con una fantasía.

Renunciar a nuestras expectativas implica hacer un duelo con lo que nunca hubo en nuestra vida, pero que fantaseamos con tener; lo cual es muy diferente a hacer un duelo con lo que sí tuvimos y después perdimos. Es decir, renunciar a la expectativa es aceptar que en nuestra realidad siempre existirá algo que falte. Sin embargo, nos resistimos a aceptarlo, así que volcamos toda nuestra energía en la búsqueda incesante de la perfección. Pero, perdemos de vista que nuestra condición humana nos regala el privilegio de poder decidir, la mayoría de las veces, cuáles son las faltas que estamos dispuestos a tolerar y cuáles no. En el caso de una pareja no se trata de buscar un reemplazo cada vez que aparezcan sus defectos, se trata simplemente de reflexionar con qué fallas estoy preparado para lidiar: su falta de belleza física, su irresponsabilidad, su frialdad, su inadecuación social o cualquier otra. Esta reflexión puede llevarnos a asumir la ausencia y a evitar que suframos por algo que probablemente nunca tendremos.

En el caso de Sandra la pregunta que ella necesitaba contestarse a sí misma, era si acaso estaba dispuesta a asumir a un hombre que no deseaba ser papá. “Sé que si presiono a Fernando probablemente terminará por acceder, pero sería nuevamente arriesgarme a sembrar la expectativa de que él será un buen padre, cuando con su actitud me ha demostrado todo lo contrario y ser madre soltera no me atrae en lo más mínimo. Creo que es momento de que me empiece a vincular con el hombre real, tal vez en el fondo, ni siquiera me molesta tanto su cosmovisión de la vida, por algo lo elegí así. Me pregunto si he idealizado la imagen de que para ser feliz necesito tener hijos”.

Así fue, que la experiencia de Sandra le permitió al grupo comprender algo que es fundamental: la diferencia que existe entre generar expectativas y generar esperanza. La expectativa crea un apego al resultado, por lo tanto, cuando las cosas no ocurren como lo esperamos, nos frustramos. La esperanza está basada en un anhelo, pero nunca perdemos perspectiva, porque estamos conscientes de que aquello que deseamos puede no suceder, pero no por ello, perdemos la esperanza que nos mueve en una dirección precisa de realización, independientemente de los resultados.

“Quien siembra expectativas cosecha frustraciones” (Ruiz, 2011).

Generar expectativas produce dos cosas: primero, distorsionamos la realidad al idealizar situaciones para evitar frustrarnos con lo que la vida tiene que ofrecernos. Pero además, cuando las cosas no ocurren como las hemos esperado, tendemos a devaluar o a rechazar lo que la vida nos está ofreciendo, dejándonos insatisfechos y sin posibilidades de apreciar lo que sí existe en nuestro horizonte de posibilidades.

Esta reflexión permitió que los participantes encontraran la salida a este laberinto mental, habitado de esperanzas y expectativas:

“Sigo insistiendo en que mi madre cambie, que finalmente reconozca todo lo que he hecho por ella. Hoy me doy cuenta que estoy esperando a que eso suceda para entonces sentirme valorada, y lo más probable es que eso no pase. Hoy me doy cuenta de que necesito despedirme de la madre que he construido en mi cabeza para recibir a la madre que me tocó, de otra manera seguiré frustrándome a consecuencia de mis expectativas. Tengo que buscar la manera de construir una relación con ella a partir de lo que sí puede ofrecerme”.

“Hoy me doy cuenta que es muy arriesgado pensar que algún día mi pareja dejará a su esposa, mis expectativas me han hecho perder perspectiva. ¡Yo he querido creer ciegamente en sus promesas!, pero ahora que matizo las circunstancias, sinceramente no lo veo preparado para dejar a su familia. Sus hijos aún están chiquitos y aunque no he querido aceptarlo, le atormenta más la culpa, que su deseo de querer estar exclusivamente conmigo. Seguir con él, implica asumirlo bajo este principio, de otra manera seguiré sintiéndome insatisfecha con lo que sí puede darme… sinceramente, esta realidad ya no me es tan atractiva”.

“Me la he pasado años esperando a que mi jefe me reconozca como yo quiero. Por lo tanto, he dejado de disfrutar todo lo que me ha dado mi trabajo, incluso he pensado varias veces en renunciar. Ya es momento de que comience a mirar lo que sí tengo, lo mucho que me ha dado este despacho, de otra manera, seguiré sintiéndome frustrado porque las cosas no han sido como me hubieran gustado”.

El espejo de la técnica grupal

Los Grupos de Desarrollo de Conciencia, entre sus muchos beneficios, promueven que sus participantes puedan colocar los pies sobre la tierra. Es decir, sus integrantes, con ayuda del grupo logran contrastar sus expectativas al darles sentido de realidad. Pero además, crecen en esperanza al descubrir que aunque todos nos encontramos en diferentes puntos frente a la adversidad, también es cierto que todos vamos navegando en el mismo barco.

Todos podemos vernos reflejados en estos espejos…

Tal vez la experiencia de Sandra te permita ajustar tus expectativas a una visión más realista de tus circunstancias. ¿De cuántas cosas te estarás perdiendo en la vida, por seguir esperando algo que probablemente sólo habita en tus fantasías? No debemos olvidar, que la realidad, por dura que sea, siempre le dará estructura a nuestro escenario interno de conciencia.

Complementa la lectura con esta reflexión en audio o video.


Comparte tu opinión

¿Consideras que una persona que tiende a idealizar situaciones también suele, en otros momentos, devaluar con la misma fuerza?, ¿qué estrategias podrían ser útiles para evitar las expectativas?, ¿cómo la tendencia a la idealización y la autoexigencia podrían estar vinculadas?

Referencias Bibliográficas

Texto: Natalia Ruiz / Ilustración: Diego Zayas

48 Comentarios

  1. Mi humilde opinión. Aprovechando un ensayo escrito de mi propia realidad:

    ¿Consideras que una persona que tiende a idealizar situaciones también suele,
    en otros momentos, devaluar con la misma fuerza?
    Si. Alguien que idealiza es por que no ve la realidad al 100%, y tarde o temprano
    está destinado a ver la realidad (no a aceptarla aún), es cuando devaluará las
    circunstancias como capricho con la misma intensidad, al no querer aceptar aún
    y reconciliarse con su realidad (la 3ra ley de Newton que sucede en la vida al igual que en la física).
    Al igual que cualquier otro proceso de duelo, terminará aceptando la realidad, y en
    el mejor de los casos, con una reconciliación fructífera, con un crecimiento de persona.

    ¿qué estrategias podrían ser útiles para evitar las expectativas?,
    Cuando la persona empieza a darse cuenta que idealiza, es cuando puede ser consciente
    de que está generando expectativas. De otra manera, sólo podría buscar la distracción de
    cualquier tipo, para no asumir la realidad y buscar una menera alternativa de ser feliz,
    aunque sea solo por unos breves momentos.
    Si la persona no es capaz de tener una actitud auto-crítica sobre su persona y su realidad,
    debe primero desarrollar rasgos de humildad en su personalidad.
    Si la persona ya es capaz de darse cuenta cuando idealiza y crea expectativas, también
    será capaz de ver como reacciona a las mismas, y que buscará las distracciones, es cuando podemos
    aplicar las siguientes estrategias:
    – Escribir una lista de que cosas que queremos en la vida, en orden de prioridad.
    – Escribir una estrategia de como lo vamos a lograr
    – Escribir un ensayo de como lo que hacemos actualmente, nos ayuda a lograrlo.
    Esto lo podemos repetir varias veces y cada vez será más claro; o diferente, pero más acertado.
    Cuando realmente estás convencido de lo que quieres, y si lo sigues practicando, sabrás también
    incluir estrategias ante las decepciones, y las expectativas que muy seguramente también venías escribiendo.
    Cuando eres consciente tanto de lo que quieres como de las alternativas a los cambios,
    sabrás que no tiene caso que lo sigas haciendo. Sabrás que solo se trata de vivir y disfutar
    cada momento que te da la vida. Sabrás que llevas un rumbo, hacia dónde se encuentran tus sueños,
    pero sabrás también que la vida siempre te pondrá variantes, obstáculos, giros por completo,
    sabrás siempre adaptarte, y siempre seguirás tu rumbo, sin reprimirte o frustrarte, por que la
    vida siempre será así, llena de cambios.
    Sabrás enfocarte en las cosas que te llevan a donde quieres, y a no distraerte.
    Sabrás vivir, que es disfrutar cualquier proceso, cualquier momento, cualquier oportunidad;
    sabiendo además que tienes un rumbo y un fin.
    Y si ya estás viviendo tu fin, muy seguramente también ya vives sin expectativas.

    ¿cómo la tendencia a la idealización y la autoexigencia podrían estar vinculadas?
    La idealización es la imágen de perfección del resultado de un proceso, el proceso puede
    ser un proyecto, una amistad, una pareja, o simplemente algo que sucede en nuestras vidas
    y donde estamos esperando un final feliz a futuro.
    La autoexigencia es el estado crónico de querer ser perfecto, de hacer todo lo posible, a costa
    de llevar a cabo la idealización del proceso mismo que venimos realizando. Es donde se vinculan.
    Sin embargo, es cuestión de darse cuenta, de ser consciente, de que nos roba energía, de que crea
    situaciones de tensión más que de placer, de que nos lleva generando deudas de cualquier tipo, incluso emocionales.
    Se trata de llevar un rumbo y disfrutarlo, enfocado; sabiendo que incluso en el final, o en el trayecto,
    podrías descrubrir un ajuste de dirección.

    1. ¡Hola Carlos! Tu ensayo me parece de lo más interesante. Me encantó como comparaste la fuerza de la idealización vs la devaluación con la tercera ley de Newton, en donde a cada acción le corresponde una reacción igual. Además, la importancia que tiene ser autocríticos para darnos cuenta en qué momento estamos distorsionando la realidad. Las estrategias que propones son muy útiles ya que pueden ayudarnos a estructurarnos y a colocar los pies sobre la tierra. Finalmente, me parece totalmente cierto lo que dices, la autoexigencia: “este estado crónico de querer ser perfectos”, nos hace idealizar diversas circunstancias, consumiendo mucha de nuestra energía psíquica. Esto provoca una disminución del disfrute y del placer que la vida nos ofrece. ¡Ha sido un placer leerte, gracias por compartirnos este análisis tan detallado de la temática!

    2. Doctora,
      Y cuando nos damos cuenta de nuestra realidad y la aceptamos, y para dejar de sentir esa frustración , mejor nos hacemos a un lado.
      Que opinas?

      1. ¡Hola Claudia! Es totalmente válido hacernos a un lado en el momento que así lo deseemos. Lo importante es saber que esa decisión la hemos tomado a partir del matiz de nuestras circunstancias (integrar deliberadamente el cuadro blanco y el puto negro), y no en el momento de la decepción, ya que de ser así, es probable que contactemos con mucho enojo. ¡Saludos y gracias por tu pregunta!

    3. Sandra ramirez luna

      Que difícil es romper estas estructuras primarias por qué conllevan un dolor interno como es un proceso un poco desolado de llevar sin embargo cuando te levantas resurge otra persona que estaba dentro de ti y te das cuenta de todas las cosas tan absurdas que es hecho girar en tu entorno yo lo único que lamento es el tiempo de nuestra vida que se pierde es como volver a empezar el trazo de tu vida pero con otra dirección . Me gusto y lo comprendí gracias

      1. ¡Hola Sandra! Estoy totalmente de acuerdo contigo, a veces cambiar es muy amenazante. Sin embrago, cuando descubrimos que nuestro cambio no le hace daño a nadie, por el contrario, nos entregamos al beneficio de vivir nuevas experiencias. Pero además, descubrimos que si no fuera por lo que hemos vivido, nunca nos hubiéramos dado cuenta de que en nuestras circunstancias habían otras opciones. ¡Saludos y gracias!

  2. Gracias por enviarme el articulo, estoy de acuerdo entre mas pronto se acepta la realidad, mas rápido podrás avanzar sin crearte falsas expectativas, sin embargo no es fácil aceptar que aquel en quien fijas tus expectativas y en consecuencia idealizas, no es quien tu creaste en tu subconsciente, así que el daño que se traduce en tristeza, nos lo hacemos solos.

    1. ¡Hola Ángeles! Es cierto lo que dices, no es fácil aceptar que a quien idealizamos, de pronto nos muestra que nos es real, sino producto de nuestras expectativas. Pero así como nos hacemos daño, también podemos intentar protegernos mirando la realidad, porque por dura que ésta sea, al final siempre nos dará paz. ¡Gracias y saludos!

  3. Sí, considero que es sencillo caer en el vicio de devaluar las cosas cuando uno se encuentra dentro de la decepción de una expectativa, ahora mismo estoy lidiando con una situación de frustración que inició hace 5 años, al no lograr algo que me propuse, centré mi atención en eso de una manera enfermiza y cerrada, con una autoexigencia ilimitada, demeritando todo lo logrado en el camino, desde lo profesional, terapéutico, vida familiar; todo, sólo por esa decepción. Con un rechazo y una frustración tremenda, limitándome para disfrutar todo lo que me ofreció la vida por bueno que fuera. Por no poder saber como vivir el duelo de esa expectativa tan fuerte. Creo que la estrategia más efectiva es la auto-observación, en primer lugar, para darse cuenta de lo que está pasando, para poder aceptarlo y obrar en consecuencia.
    Aunque no ha sido sencillo, pero sin un proceso de autoobservación… creo que ni para pasar por la puerta de notar que se está obrando en consecuencia de una frustración….

    Muchas gracias por esta entrada, me confronta nuevamente con mi proceso, que admito, repetidamente quiero poner de lado.

    1. ¡Hola Mai! Es totalmente cierto lo que dices, la decepción puede llevarnos a devaluar profundamente nuestras circunstancias, incluso a nosotros mismos. Me da mucho gusto ver cómo has podido percatarte de esta situación tan lastimosa para ti, porque como bien mencionas, la auto observación es el gran comienzo de la aceptación. Lo que te ocurre a ti nos ocurre a todos en algún momento de la vida, cuántas cosas queremos poner de lado que nos hacen sufrir, pero ha sido muy enriquecedor leerte, saber cómo ha sido tu proceso y reconocer entre líneas el entusiasmo y la fortaleza que has puesto en recuperarte de la adversidad. ¡Saludos y gracias!

  4. EVA DEL CASTILLO APARICIO

    Por mi experiencia lo que he hecho es trabajar mucho en mis grandes objetivos de vida, que replanteo una vez cada seis meses o bajo alguna circunstancia inesperada (esto lo logré concretizar en un curso llamado PASSION TEST me ha servido para tomar decisiones de SI cuando esa decisión me lleva a esas metas o pasiones en mi vida y es NO cuando me aleja .
    Cuando tenemos claro lo que queremos y lo que no en la vida, por muy dolorosa que parezca la situación de separación de personas o situaciones, siempre te trae paz.
    Por ejemplo yo siempre tuve claro que jamás podría tolerar una pareja alcohólica porque en mi vida nunca hubo situaciones de alcoholismo, desde que inicie mis relaciones de amistad, aunque hubiera atracción física y la persona tomaba sin control o que dijera que era solo por lo social, yo decidía mantener distancia.

    1. ¡Hola Eva! Me parece muy interesante lo que propones, replantear nuestros objetivos de vida frecuentemente, de esta manera evitaremos la frustración y también la insatisfacción. Qué importante tener la claridad para saber lo que estamos dispuestos a tolerar y con qué cosas no estamos listos para lidiar, como es el caso de una pareja. ¡Muchas gracias por compartirnos tu experiencia!

  5. Si,considero que la idealizacion y devaluacion son primas hermanas.
    La devaluación,un efecto de la profunda idealización,asi como se idealiza en la felicidad y en el ideal como dice la palabra.Ya que en la idealización hay ausencia de realidad y en la devaluación hay existencia de frustración de la situación,persona,etc,idealizada y el no cumplimiento de la expectativa.
    Se procede a devaluar con toda la fuerza del idealismo frustrado, mas el enojo generado,mas toda la frustración que se haya construido en el camino de lograr el objetivo de la idealización.

    Vivir cada dia,sin expectativas y en consciencia es sano.
    Un abrazo con amor.
    Gracias por compartir.

    1. ¡Hola Lucía! Me encanta tu descripción, “la idealización y la devaluación son primas hermanas”, tal cual. Como bien dices, ni idealizando ni devaluando vemos la realidad. Es cierto, es sano intentar vivir cada día sin generar expectativas. ¡Saludos y gracias!

  6. Totalmente de acuerdo, estamos tan inmersos en esta cultura del sufrimiento que el concepto del cuadro blanco y el punto negro retrata de manera exacta como vivimos dia a dia. Poniendo el foco atencional en lo que NO tenemos en lugar de gozar de edsta gama de grises que tenemos frente a nosotros. Felicidades Natalia , me encanta escucharte.

    1. ¡Hola Mara! Estoy totalmente de acuerdo contigo, ver el punto negro separado del cuadro blanco a veces parece cultural. Qué importante lo que dices, es necesario que nos movamos deliberadamente a mirar lo que sí habita en nuestra vida, dejando de enfocarnos sólo en las carencias. ¡Saludos y gracias por tus comentarios!

  7. Gracias Natalia:
    La secuencia de los temas es excelente, me ha permitido hacer una radiografía perfecta de mi.

    Yo considero, por experiencia propia, que cuando se tiende a idealizar también se devalúa con la misma intensidad. Al analizar y entender este tema, me doy cuenta que mientras más idealice a la pareja, más me devalué a mi misma.
    Estrategias para evitar las espectativas:
    1. El espejo, verme al espejo y ser honesta conmigo. Nadie más que yo me dirá la verdad, pues aunque me quiera engañar, la mirada al fondo de mi no miente.
    2. Escribirme cartas a mi, contándome lo que REALMENTE pasa, así podré fríamente contrastarlo con las expectativas que me he creado.

    En mi caso, definitivamente hay un vinculo entre la tendencia a idealizar y la autoexigencia, porque para lograr mi modelo de YO PERFECTA necesito que la otra persona sea el ideal que he construido en mi mente.

    1. ¡Hola Denia! Es cierto, con la misma fuerza que tendemos a idealizar situaciones, en otro momento las devaluamos o incluso como bien mencionas, nos devaluamos a nosotros mismos. Qué importante lo que dices, ser capaces de mirarnos en el espejo y aceptar la realidad. Muchas gracias por tu análisis en el que bien concluyes que entre más nos exigimos más idealizamos a quien consideramos, sí es perfecto. ¡Saludos y espero seguir compartiendo este espacio contigo!

  8. ¡Gracias por compartir esta gran reflexión! Muy enriquecedor contestar las tres preguntas.

    – ¿Consideras que una persona que tiende a idealizar situaciones también suele, en otros momentos, devaluar con la misma fuerza?

    Sí, tiende a devaluar con la misma fuerza con la que idealiza en distintas situaciones pero también en la misma situación al mismo tiempo. Me gustó la perspectiva que comenta Denia; viéndolo como el binomio (idealización-devaluación) en donde los dos coexisten en cualquiera de los dos polos. O sea, que al momento de devaluar una situación, persona o cosa estamos —al mismo tiempo y con la misma fuerza— idealizando a otra situación, persona o cosa que añoramos y viceversa.

    – ¿Qué estrategias podrían ser útiles para evitar las expectativas?

    Como tú lo mencionas… ser flexibles frente a las circunstancias; ir viendo los cambios que se van presentando en el proceso y reformular (en la medida que sea necesario) los escenarios posibles para actuar en consecuencia: fluir con la realidad. Sería una forma de avanzar sin que la esperanza se convierta en expectativa. Esto me lleva a pensar que cuando la esperanza es estática se convierte en expectativa, pero si la esperanza es dinámica, a lo largo del proceso y acorde a la realidad, se mantiene como tal y se disfruta el proceso.

    – ¿Cómo la tendencia a la idealización y la autoexigencia podrían estar vinculadas?

    El vínculo podría estar en el hecho de que la autoexigencia puede surgir de querer alcanzar algo a costa de manejar situaciones que requieren de herramientas que no tenemos, sabemos o somos; proceso en el cual está presente, de forma permanente, la expectativa de llegar al tan esperado resultado. De esta forma idealizamos un resultado (situación) que posiblemente nunca llegará, lo cual genera frustración y sentido de insatisfacción tanto en el proceso como en el resultado.

    ¡Gracias! Me provoca un gran asombro ver que la riqueza que nutre nuestra existencia está en los procesos y en los resultados que, en ocasiones, no esperamos.
    Un fuerte abrazo.

    1. ¡Hola Fernando! Tus respuestas me parecen de lo más interesante. Es cierto, devaluar e idealizar funcionan de forma proporcional. Por lo tanto, como bien resaltas la flexibilidad en nuestras percepciones es fundamental para lograr matizar nuestras circunstancias. Me encantó cómo explicaste la diferencia entre esperanzas estáticas y esperanzas dinámicas, porque al fin y al cambo somos seres en movimiento y no podemos resistirnos a ello. Es cierto, la autoexigencia genera idealizaciones y esas mismas figuras o circunstancias “inalcanzables” se vuelven muy persecutorias dentro de nosotros generándonos mucha rigidez. ¡Un abrazo y gracias por compartirnos tu claridad mental!

  9. Hola Natalia

    En el caso de Sandra, me pregunto hasta donde es válido y coherente pensar que la realidad en este caso de Fernando era no tener hijos, cuando quizás era su imaginario y un mecanismo de defensa. Significa entonces que el principio de realidad de la situación la tienes que aceptar tal cual son buscar el desarrollo de la consciencia del otro cuadro lo amas? Pongo este caso cuando esto mismo pasa con nuestros hijos y si aceptáramos tal cual la realidad, no haríamos un trabajo de desarrollo de la consciencia con ellos y nos daríamos por vencidos.

    Abrazo

    1. ¡Hola Juan Carlos! Tu pregunta es de los más pertinente. ¿Cómo saber si el deseo de Fernando es genuino o no?, difícil saberlo. Sin embargo, la reflexión de Sandra surge después de dos años de insistir en formar una familia con él. Por lo tanto, bajo ese principio de realidad es que ella comienza a replantearse su situación con él. En el caso de los hijos, como bien sugieres, uno tendría qué preguntarse lo mismo, ¿Es darse por vencido o es finalmente respetar y aceptar las decisiones de los otros? Tal vez equivocarse es parte de lo que necesitan vivir. Es verdad que como padres quisiéramos evitarles muchos golpes, pero finalmente es dejarlos crecer, confiando en sus recursos internos. En el caso de menores de edad o con alguna discapacidad de cualquier índole, el argumento sería diferente. ¡Saludos y gracias por participar en este espacio!

  10. Hola Natalia, Siempre pongo en una balanza lo negativo y positivo de la vida, si lo que yo espero no es lo que se me ofrece, veo que tanto me hace falta o como compensar esa expectativa no cumplida pero idealizada y eso me ha funcionado para dejar de sentir dolor y frustración cuando me decepcionan, con tanto que aprender me enriquece la diversidad de opiniones de todos los participantes en estas situaciones de la vida diaria. Gracias por compartir y saludos.

  11. Natalia:
    Me hace mucho sentido la profundidad con que abordas el tema. Gracias por tu gran trabajo, gracias por la síntesis.

    Me gusta estar aprendiendo de diversos temas todo el tiempo. Reviso mis creencias diariamente ya que el conocimiento de mí mismo es primordial para seguir adaptándome al principio de realidad con los retos que presenta, ya no los veo como problemas, aunque hace poco pensaba que los problemas son para solucionarse no para sufrirse, ahora le doy otro significado como el de sortear los retos que la vida me ponga enfrente, veo mucho aprendizaje en cada uno de ellos, al fracaso lo cambio por un intento más de llegar al resultado, es como construir nuevas rutas semánticas y nuevas rutas neuronales al mismo tiempo, disfrutando todo el proceso, por explicármelo de alguna manera.
    No es cambiar un hábito, es reemplazarlo por otro. Y tatuarlo en el “automático” como lo percibo yo, cuando ese “automático” aparece, es el hábito quien opera, no estoy tomando una decisión o pensando siquiera.
    Es como el miedo, si siento miedo de algo desde el fantaseo, lo cambio por otro pensamiento, es más práctico.
    Pero sí me percato, en estos grandes momentos en los que me detengo con un paro total y distancia crítica para seguir construyendo el sentido de mi propia vida, que puedo tomar dos caminos ante un mismo evento siempre.
    Desde el imaginario o desde el ser.
    Es un gran hábito funcional para mí, el paro total ante los retos, en este caso con las expectativas, y me río de mi mismo, si estoy fantaseando, me acepto en ese lapsus, y sigo trabajando en reemplazar ese hábito.
    Entonces la magia brota con la distancia crítica, no juzgo, acepto que fantaseé, pero al tomar la decisión siguiente lo tomo con la mayor precisión posible. Asumiendo las consecuencias.

    ¿Consideras que una persona que tiende a idealizar situaciones también suele, en otros momentos, devaluar con la misma fuerza?,

    En los caso en los que me he visto envuelto idealizando al fantasear, la caída desde el imaginario es inversamente proporcional a la altura donde ponía el ideal, que nadie podía alcanzar, entonces la devaluación era exagerada. Hubo casos más pequeños y la devaluación era muy poca, jaja.
    Ahora con más herramientas que tengo, sigo creando nuevas rutas semánticas y neuronales, al reemplazar los hábitos que no me funcionan. Una cosa es fantasear y percatarme de ello y otra cosa es fantasear y tomar una decisión en base a ese fantaseo.
    No tengo expectativas desde la distancia crítica y la vida me sorprende siempre. La realidad es como es.

    ¿qué estrategias podrían ser útiles para evitar las expectativas?,
    Reemplazar los hábitos que no funcionan, por otros.
    Si el que espera desespera y las expectativas al no cumplirse me causan frustración, tengo la habilidad de crear un nuevo hábito para reemplazarlo por otro, de hacer un paro total ante el evento importante, con distancia crítica, aceptar si fantaseé, reírme un rato, (el humor es indispensable), sin juicios de valor, buscar la ruta de salida y asumir la responsabilidad de las consecuencias de la decisión que haya tomado, porque hay posibilidades infinitas en la toma de decisiones y no desistir con mi intención de construir mi proyecto de vida, aún con los golpes de timón para encauzar al barco en medio de las tempestades.
    Soltar las expectativas es una decisión que tomo para fluir.
    Por poner un ejemplo, si mi proyecto de vida no concuerda con el proyecto de vida con una relación afectiva que quiero construir, esa es una de las decisiones más importantes que tengo que tomar a conciencia y asumir las consecuencias. No es creer que puedo cambiar en el futuro a mi pareja, eso es fantaseo, material idóneo para las expectativas. Aún y aunque haya atracción física o polaridad.

    ¿cómo la tendencia a la idealización y la autoexigencia podrían estar vinculadas?

    Esto tiene que tener un estudio más profundo con lo que soy, con lo que sé, con lo que tengo y de ahí hago lo que puedo. Y establecer un propósito realista.
    El estudio de mi propio autoconcepto, revisar el espacio entre mi autoestima si es baja y mi autoimagen idealizada pueden crear una autoexigencia fuera de control, hasta de mis propios mecanismo de control.
    Es una pregunta muy interesante y ya me dejó pensando hasta involucrar a las emociones.
    Cada persona crea su propia realidad desde sus creencias.
    Si hiciéramos un test de presentar una imagen x a una persona, le puede evocar una emoción distinta a como lo puede ver otra persona.
    No puedo generalizar y esto es para casos particulares. Cada caso es único.
    Yo digo que la vinculación entre idealización y autoexigencia puede crear cuadros psicopatológicos, que deben de ser tratados de manera particular.

    Gracias por el post, es enriquecedor.
    Saludos a todos

    1. ¡Hola Gustavo! Tienes toda la razón cuando dices que nos acostumbramos a reaccionar de una manera determinada; qué importante que te has dado la oportunidad de reflexionar sobre ello y buscar hacer cosas diferentes, como tomar distancia crítica sin juicios ante lo que te ocurre. Es cierto, la idealización llega a ser directamente proporcional a la manera en que tendemos a devaluar. También, poner atención en lo que dices, en el caso de una pareja, no confundir polaridad con proyecto de vida, porque como bien mencionas, la idealización puede llevar a distorsionar la razón por la cual estamos con alguien. Tu propuesta es importante, hacer un buen estudio de nuestro autoconcepto, saber nuestras limitantes, inseguridades y fortalezas de tal forma que podamos conocer la necesidad que tenemos de idealizar o devaluar circunstancias. ¡Saludos y gracias por esta reflexión detallada que ha sido muy esclarecedora!

  12. Felicidades Natalia, como siempre brillantes tus aportaciones. Solo me gustaría comentar dos puntos: el primero, de alguna forma ya lo mencionaste y a mi me ha servido mucho: “Nadie te puede dar lo que no tiene, lo que no es o lo que no sabe”.
    El segundo es que hay un riesgo de que ante tantas frustraciones y decepciones, mucha gente ya no cree en nada ni nadie, me cierro y entonces es más fácil y seguro el devaluarlo todo y así ya no me “engañan” o lastiman. Y aquí un elemento generador muy importante puede ser la ignorancia: cuando la persona no sabe o no comprende como funciona el mundo, tiende a generar expectativas fuera de lugar. Un ejemplo muy a modo es lo que se está viviendo frente a los candidatos para las próximas elecciones. Y aquí se exacerba con el imaginario colectivo.
    Abrazo

    1. ¡Hola José! Agradezco tus comentarios cariñosos. Me parece de lo más interesante lo que dices, la devaluación también ocurre como una defensa para evitar mayores frustraciones. Como dicen: “espera lo peor y recibirás lo mejor”. Es correcto, el imaginario colectivo contribuye mucho en nuestra visión escindida de la realidad, por lo tanto, hay que saber distinguir este fenómeno que opera dentro de nosotros sin darnos cuenta. ¡Saludos y gracias por compartirnos estas reflexiones, siempre son muy enriquecedoras!

  13. Natalia:
    Que maravilla tener esta fuente enriquecedora de conocimiento y de “aha moments”.
    Gracias por tu entusiasmo y por tomarte el tiempo de contestar los comentarios.

    Me encanta la forma en que enlazas los conceptos, y los vas incorporando. Expectativas, Idealizacion-Decepcion, Matizar circunstancias, Esperanza y priincipio de realidad. Solo por mencionar algunos. Y los ejemplos son excelentes y ayudan mucho.

    Me quedo con la parte de matizar las circunstancias (10:20 aprox), yo creo que es la clave para que podamos hacer esa transformacion en nosotros mismos, poder aceptar nuestro principio de realidad y asi darle paso a la Esperanza. Es muy cierto lo que dices , debe de ser un trabajo “diario”.

    Este espacio en todo su conjunto (articulo + comentarios) me han permitido ampliar mi perspectiva anter algunas idealizaciones que se estaban transformando en decepciones. Ahora, incorporare el matiz, que me hara ver la realidad y con ello aceptarla y asi poder tomar mejores decisiones

    Excelente !!!

    1. ¡Hola Pablo! Muchas gracias por tus comentarios, qué gusto que este blog ha sido de utilidad para ti. Tienes toda la razón cuando dices que la clave está en matizar lo que nos ocurre todos los días, recordar que es un ejercicio constante. ¡Saludos y gracias por participar, como bien dices, este espacio se enriquece con las reflexiones de todos!

  14. Hola Natalia,

    Busque en el website algun lugar donde podamos dejar algo mas que un comentario sobre el Blog en general. Un espacio de sugerencias “Buzon De Sugerencias” En donde nos des la oportunidad de sugerir cosas que desde nuestra perspectiva podrian enriquecer este espacio. Si no es posible podriamos ponerlas al final de los comentarios. La desventaja de hacerlo asi es que no tendrias un lugar centralizado con todas las sugerecias y seria mas complejo para ti administrarlas y poder definir planes de accion sobre las que tu consideres que puedan adicionar valor.

    Me atrevo a poner algunas :

    1- Incorporar un “Buzon de Sugerencias” a nivel del Blog
    2- Adicionar la version de “Audio” a tu video: Los videos tienen tanta informacion valiosa que se necesitan ver/oir varias veces y asi poder entender mas de ellos. El audio o Podcast introduce una opcion en la que nos sera mas facil oirlo desde nuestros telefonos (menos consumo de datos 😉
    3 – No se si los temas planteados en el Blog ya esten definidos , por la estructura que tienen y lo bien que estan, hay detras de ellos todo un “Roadmap”. Mi peticion es crear alguno sobre los “APEGOS” este elemento por llamarlo de alguna forma pega con todo en muchos aspectos de nosotros (desde mi punto de vista es algo cultural)
    4 – Gracias

    1. ¡Hola Pablo! Me encantan todas tus sugerencias. Platicaré todas y cada una de ellas con el equipo, el asunto de audio espero pronto tenerlo resuelto porque lo que dices es cierto. Ten por seguro que abordaremos el tema de los apegos de forma explícita más adelante. ¡Agradezco mucho tu entusiasmo, este espacio lo construimos entre todos!

  15. Es inminente renunciar a los apegos “nada ni nadie me pertenece”. Estar preparado para soltar todo: un pensamiento, un valor, una creencia; recomponer rápidamente ese triangulo porque la vida misma así lo requiere. Lo de construir esperanzas fue revelador.

    Muchas gracias!

    Saludos a todo el Instituto, a muchos de ustedes los llevo en el corazón.

  16. Gracias Natalia. Me encantan tus blogs. Tienes una manera sencilla y clara de exponer todos los temas, me resulta tan digerible. En tan solo un bloq me caen tantos veintes. Espero impaciente el próximo. Gracias por compartir tu luz con nosotros. ?

  17. Yo idealizo demasiado y en mi opinión es eso lo que regularmente ha ayudado a lograr mis objetivos, a no ser conformista y superarme. Acepto sin problema esas situaciones en las que las cosas no salen del todo bien, pero aún así me complace el haberlo intentado. El problema en todo esto es el tiempo que invierto esperando moldear las cosas tanto como lo idealizo y no sé que tanto valga esto la pena; reflexiono sobre esto muy a menudo y termino “convenciéndome” de que todo está bien, ojalá me hicieran llegar su opinión.

    Por cierto, que buen video y que fluido habla felicidades!

    1. ¡Hola Diego! Me parece muy interesante tu reflexión. Sobre todo, el cuestionamiento que te haces en relación a que si inviertes mucho tiempo moldeando tus acciones, esa duda que surge en ti, es la oportunidad para entrar más a fondo. ¿Qué pasaría si las cosas fueran de otro modo?, ¿cómo puede afectarnos? Tal vez necesitamos dejar que las cosas simplemente ocurran. ¡Saludos y gracias!

  18. Hola,
    Al leer el artículo y el ejemplo de Sandra, me surge esta pregunta: ¿Qué tenemos que hacer: ir tras aquello que nos hace feliz o aprender a ser felices con lo que tenemos?
    En el caso de Sandra, ella decide aceptar a su pareja tal y como es e intentar ser feliz así. Sin embargo, ella tenía la opción de dejarlo para buscar alguien con quien pudiera tener hijos, lo cual me parece válido también.
    ¿Cómo decidir ante este planteamiento?
    Gracias

    1. ¡Hola Sandra! Tú pregunta me parece de lo más interesante. Como bien dices, cualquier planteamiento es válido, sin embargo, ante cualquier decisión lo importante es reflexionar sobre las posibles consecuencias y asumirlas. El error sería actuar impulsivamente o basándonos en un escenario fantástico que poco tenía que ver con la realidad. Movernos con esperanza, pero sin expectativas difícilmente nos decepcionará. ¡Saludos y gracias por tus comentarios!

  19. Hola, y no sólo pasa esto en el amor de pareja, también con los “amigos” a mi me paso recientemente, estoy superando, si así se le puede llamar, a una amistad idealizada, yo me aferre a lograr ser amiga de alguien quien no le interesa mi amistad, trate por muchos medios de llegar a ser de su agrado, lo aprecio mucho, y creí que podía ser su amiga, pero finalmente me di cuenta que no le intereso y volví a mi realidad, supe por fin que necesito primero ser mi propia amiga, ser incluso mi mejor amiga, antes de buscar un amigo en otra persona.

    1. ¡Hola Lily! Es absolutamente cierto lo que dices, tanto la idealización como la decepción es algo que se puede activar con cualquier persona y bajo diferentes circunstancias. Con el tiempo comprendemos que la realidad, por dura que parezca, siempre le dará más sentido a nuestra existencia. ¡Saludos y gracias!

  20. Me ha iluminado mucho su artículo doctora, la verdad me hace reflexionar sobre mi situación actual. Puesto que muchas cosas en mi vida las tenia en expectativa y tiene un tiempo que he estado trabajando en aceptar a mis seres amados tal y como son, eso me ha traído mucha satisfacción y un sentimiento de plenitud. Viendo las cosas tal y como son, ya no mas castillos de arena. Después de un rompimiento muchas cosas se cayeron en mi vida, fue cuando comencé a trabajar en ver la realidad en las otras esferas que conforman mi realidad. Agradezco que nos comparta su conocimiento.

    1. ¡Hola Sheila! Es muy cierto lo que dices, aceptar a nuestros seres queridos como son nos llena de gratitud. Cuando ampliamos nuestra visión, como tu lo has hecho, descubrimos que la realidad puede ser muy satisfactoria. ¡Saludos y gracias por participar en este espacio!

  21. Carlos QuiñonesLuna

    Ufff!!! me falta tanto por trabajar!! Muchas Gracias por abrir en mi este espacio de esperanza que ahora estoy sintiendo. Ha sido una “epifanía” y me siento emocionado, lo he venido trabajando hace mucho y de repente, chaz!!! ahí está. Gracias Doctora.

    1. ¡Hola Carlos! Me da mucho gusto saber que esta información te ayudó a comprender algo de ti en mayor profundidad, esa es precisamente toda la intención. Es cierto lo que dices, nos falta mucho por trabajar, pero la realidad es que a partir de esa idea es que surge la pasión por querer saber más de nosotros. Sin embargo, estoy segura que tienes mucho que reconocerte, puedo leer entre líneas una gran pasión por estar constantemente reflexionando en ti. Es un placer compartir este espacio con ustedes. ¡Saludos y te invito a seguir participando en el blog!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat
X