La Semiología de la Vida Cotidiana –fundada por el Dr. Alfonso Ruiz Soto– encuentra sus raíces en los grandes lingüistas, semiólogos y estructuralistas, como Saussure, Pierce, Umberto Eco, Roland Barthes, y otros muchos. La Semiología estudia los procesos de significación, es decir, los procesos que relacionan todo lo existente.

Bibliografía Razonada
Homenaje y Decantación
Dr. Alfonso Ruiz Soto

El objetivo de esta bibliografía razonada consiste en presentar, de una manera contextualizada y estructurada, tanto las distintas tradiciones y corrientes de pensamiento, como los conceptos fundamentales que, a través de los años, incluso décadas, han dado sustento teórico a la Semiología de la Vida Cotidiana a lo largo de su permanente evolución, desde sus más remotos orígenes. En consecuencia, pretende ser, antes que nada, un genuino homenaje a todos esos autores, de las más variadas orientaciones, que han contribuido de múltiples formas y desde distintas perspectivas culturales, científicas y espirituales, al esclarecimiento de la conciencia humana. De igual modo, esta bibliografía razonada tiene como objetivo crucial, decantar el sentido específico que la Semiología de la Vida Cotidiana confiere a términos específicos, reconociendo las contribuciones previas o los protomodelos o conceptos que han inspirado, son análogas o colindan con su visión, pero deslindándose del sentido que otros autores han conferido a los mismos términos, de tal manera que permita una mayor precisión conceptual de la propuesta desde una perspectiva diacrónica.

Este es un ejercicio distinto que rebasa las referencias bibliográficas habituales, indispensable si se quiere cumplir con la más esmerada ética académica, pulcritud intelectual y profundo agradecimiento a todas y cada una de esas lecturas, magisterios y experiencias que han hecho posible la cosmovisión cotidiana de nuestro modelo educativo, orientado al desarrollo de la conciencia, para elevar la calidad de vida de las personas.

¿Por qué una Biblografía Razonada?

Existe un hecho palpable y contundente que no suele reconocerse por completo ni con la claridad suficiente. Un hecho que he señalado ya en Estructura del Universo Literario y no me cansaré de repetir:

«Todos somos herederos culturales de las generaciones que nos han precedido, de modo que no hay texto que sea creación de un solo autor. Este menos que ninguno».

En efecto, somos el resultado de un conocimiento acumulado a lo largo de los siglos, que implica una inconmensurable aportación individual y colectiva. En consecuencia, no existe ningún acto creativo, por simpe que pueda parecer, que sea la contribución aislada de un solo autor: ni una sinfonía, ni una epopeya, ni una escultura, ni una teoría.

Hemos heredado desde nuestra postura erecta y nuestra capacidad prensil, hasta el lenguaje, en todas sus prodigiosas formas, el conocimiento operativo, práctico, del mundo inmediato, también las más recónditas memorias, intuiciones y descubrimientos científicos y tecnológicos de nuestros ancestros, su visión mística o filosófica, sus tradiciones culinarias, religiosas o sociales.

La historia de la humanidad late en lo más profundo de nuestro ser. De esta manera, resulta imperiosa una bibliografía razonada si queremos historiar, así sea solo de una manera incipiente, ciertos conceptos o tradiciones de conocimiento que han resonado significativamente no solo en algún sector de nuestra sociedad, en algún momento y lugar específicos, sino también, de manera puntual, en nuestra propia visión, en nuestro eje sincrónico, individual y colectivo: aquí y ahora.

Por otro lado, esta bibliografía razonada resulta indispensable debido a la forma de divulgación de este modelo educativo, desarrollado en doce cursos sucesivos: tres cursos básicos, cinco cursos intermedios y cuatro cursos avanzados, que deberán percibirse cada uno en sí mismo, pero como capítulos interdependientes, seriados, de un mismo libro audiovisual. Todos presentados y grabados en vivo, como una experiencia directa, en el Auditorio de la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional Siglo XXI, en la Ciudad de México, lo cual complicaba la oportuna recapitulación bibliográfica y las referencias a los autores específicos, dado el carácter vivencial de la comunicación de esquemas teóricos y nociones fundamentales que exigían, y exigen, en cada nueva re-presentación de los materiales educativos, una fluidez y frescura discursivas que no pueden entrecortarse continuamente con distractores y digresiones bibliográficas, ya que su objetivo central es, y ha sido, la recreación profunda de diversos aspectos de la vida cotidiana en escena, de tal manera que cada alumno o participante pueda contemplarse y decodificarse con mayor lucidez en ese espejo que lo repite y lo cuestiona.

El Dr. Alfonso Ruiz Soto expone curso presencial en el Auditorio del CMN Siglo XXI.

Es decir, se trata de una recreación vivaz y directa que permite volver accesible y práctico un conocimiento muy sofisticado, aunque crucial, para toda persona: el conocimiento de uno mismo.

Durante los cursos se presenta un Mapa Genealógico Cultural, con menciones específicas de los autores y corrientes de pensamiento más conspicuos, que sitúan bibliográficamente a los alumnos de una manera inmediata y práctica, pero consideramos que vale la pena desarrollarlo de una manera más rica, más compleja e interconectada, no solo mencionando, sino explicando en una bibliografía razonada, los vínculos culturales que permitan comprender el por qué de ciertos autores, tradiciones o conceptos clave que resuenan al interior del contexto de significación del Modelo Educativo de Semiología de la Vida Cotidiana. Un diálogo intercultural.

Estrategia de Comunicación

Este objetivo fundamentalmente pedagógico, para adolescentes y adultos, abierto al público en general, ha inspirado desde sus inicios, hace ya más de treinta años, la estrategia de comunicación en Semiología de la Vida Cotidiana: clara, directa, con ejemplos de la vida diaria de fácil comprensión, sin pretensiones intelectuales innecesarias, utilizando un lenguaje variopinto que lo mismo incluye expresiones técnicas que populares, definiciones abstractas, metáforas poéticas, anécdotas, albures, términos científicos y filosóficos o dichos de albañal. Todo esto alternando en el mismo contexto con cuestionamientos personales profundos y meditaciones para centrar el foco atencional o evocar un aspecto determinado del funcionamiento del modelo en cada persona. Un curso muy estructurado y nutrido de información relevante sobre el conocimiento de uno mismo, pero desparpajado, sin solemnidades de ningún tipo, donde también compartimos el humor y la carcajada. Todo cuenta y canta, todo suma.

Buscamos la recreación de la experiencia que facilite la comprensión y asimilación de los materiales didácticos a adolescentes y a adultos, ya que nuestro gran objetivo radica en la viabilidad del modelo en la vida cotidiana, es decir, en su aplicabilidad en todo momento y en todo lugar.

Que todo individuo pueda ratificar con su propia experiencia la propuesta del modelo y pueda constatar en sus más ínfimas acciones cotidianas la pertinencia decisiva de este aprendizaje, cuya práctica implica una transformación evolutiva crucial en la calidad de vida de las personas. Cada quien va generando, observando y ratificando su propio proceso evolutivo.

Así, el énfasis no lo hemos puesto en la bibliografía sino en la biografía, en la experiencia cognitiva de la persona que le permita lograr una mejor y más plena recreación de su autoconcepto, confirmando lo que señalo en La Mirada Interior:

El verdadero conocimiento radica en la asimilación del saber por medio de la experiencia.

Cuando la Bibliografía se convierte en Biografía.

Y más: en la intrabiografía. Es decir: en lo que toda experiencia significa, para cada uno, al interior de su escenario de conciencia.

Aquí surge un tema de la máxima importancia y trascendencia educativa, vinculado en lo profundo a esta bibliografía razonada. El abismo insalvable que ha existido a lo largo del tiempo entre el conocimiento académico y el público en general. Este abismo de incomunicación que fractura a la población mundial y ha generado un atraso considerable en el proceso evolutivo de la especie humana. Pareciera que, en efecto, existe un espacio insalvable entre el conocimiento y su divulgación. Lo cual entraña una paradoja monumental, porque nunca había existido una acumulación de conocimiento tan abundante y tan accesible a través de los medios electrónicos como hoy en día. Ni, simultáneamente, una carencia tan marcada de asimilación de dicho conocimiento, que parecería justificar el famoso dictum de Alain: «Todo ha sido dicho, nada ha sido comprendido». Requerimos con urgencia en nuestra sociedad, de un modelo educativo viable, que permita construir un proyecto de vida en plenitud y conferir un genuino sentido de realización a la propia existencia.

El punto crucial radica, desde nuestra perspectiva, en la forma de comunicar el conocimiento, ya que en numerosas ocasiones se lleva a cabo de una manera excesivamente simplista, superflua, irresponsable, rayando en la mera caricatura, desvirtuando lo que se pretende comunicar y generando un impacto adverso al proceso educativo. Y en otras ocasiones, se lleva a cabo de una manera rebuscada, críptica, excesivamente técnica, sobrecargada de referencias eruditas y poco accesible para el gran público, quedando circunscrito a un reducido grupo de especialistas, convirtiendo lo que sería un circulo virtuoso de conocimiento, en un círculo vicioso de incomunicación: en una experiencia autista de la academia. En consecuencia, urge esa labor específica de comunicación que pueda conjuntar el conocimiento y la diversión, el juego y la reflexión, el placer del conocimiento y el conocimiento del placer. Una modalidad educativa que avance a caballo entre ambos mundos, un juego muy serio compartido por aquellos que quieran disfrutar y que quieran aprehender a aprehender mientras disfrutan. Un juego educativo que permita un desarrollo más homogéneo de la población mundial, lo cual generará mejores condiciones de vida para todos.

No obstante, muchos académicos desdeñan por principio esa labor educativa fundamental en nuestro mundo contemporáneo y se refieren a ella con el término despectivo de «divulgación cultural», sin percibir ni la nobleza, ni la urgencia de dicha labor, concentrándose exclusivamente en el intercambio de conocimiento entre sus pares, lo cual es magnífico, por supuesto. De hecho, indispensable en la generación de conocimiento, pero no de manera exclusiva y excluyente. Resulta claro que existen temas que, por su propia naturaleza, solo pueden abordarse y compartirse de manera satisfactoria en un lenguaje sumamente técnico y sofisticado sin el cual sería imposible dar viabilidad a exploraciones experimentales y planteamientos específicos de innovación, ya sean matemáticos, lingüísticos, musicales, filosóficos o de cualquier otra índole que, naturalmente, solo podrán ser decodificados por altos especialistas que conocen y comparten el mismo código.

No obstante, resulta evidente la enorme necesidad de hacer llegar aspectos fundamentales de ese mismo conocimiento y otros menos especializados, al mayor número posible de personas en el menor tiempo posible, para generar de esta manera una masa crítica emergente con el suficiente nivel de conciencia que permita revertir la tendencia violenta y autodestructiva que está minando nuestra reserva de vida, muy característica en grandes núcleos de la población mundial, que carecen de la educación adecuada, incluyendo ciertos grupos empresariales y políticos que no han sido sensibilizados a niveles superiores de convivencia humana y están generando, desde las grandes esferas del poder político y económico, dinámicas involutivas que es preciso revertir, de manera central, por medio de un más adecuado sistema educativo a nivel mundial.

De aquí nuestro propósito de volver accesible lo imprescindible, de divulgar sin vulgarizar. Y ofrecer, de la manera más clara y amena que nos ha sido posible, un conocimiento fundamental para toda persona que la capacite para elevar la calidad de su propia existencia, día con día y momento a momento, sin cargas bibliográficas excesivas ni especulaciones teóricas sobre tal o cual concepto o autor, que si se hubieran intercalado a lo largo de la exposición directa y en vivo de los cursos de Semiología de la Vida Cotidiana, habrían operado más bien como lastres culturales y digresiones conceptuales laberínticas que habrían entorpecido la exposición, volviéndola opaca, confusa y pretensiosa. Por tal motivo, hemos decidido trasladar toda la información relativa a las referencias bibliográficas y a la bibliografía razonada, que son indispensables, sobre todo en un trabajo de esta naturaleza y características, a esta sección especializada para poder abordarlas con toda pulcritud y cuidado, sin perturbar el flujo natural de la exposición en vivo, que redondea la experiencia propia del curso para el conjunto de los asistentes y, simultáneamente, para ofrecer esta información bibliográfica a quien pueda resultar interesado en esta búsqueda informativa y cultural, complementando así los contenidos académicos de los cursos.

El Hipertexto

Una bibliografía razonada es un factor indispensable, un eslabón fundamental en la cadena de información disponible, ya sea educativa, científica, artística, tecnológica o de cualquier otra naturaleza. Una cadena que permite la elaboración conjunta y transcultural de un espejo colectivo que constituye la summa académica e informática del conocimiento universal, con un sinnúmero de vínculos resonantes que van remitiendo todo texto, el que sea, a un número infinito de textos reales o virtuales que, a su vez, generan un hipertexto ubicuo y colectivo con una estructura no secuencial, que va enlazando fragmentos de muy diversa índole y que va estableciendo relaciones de intertextualidad múltiple, donde todos los textos están relacionados con todos los demás y donde, por medio de la recontextualización de términos, nociones específicas o modelos previos, se transforman en un nuevo texto que requiere de una nueva perspectiva para su lectura a partir de la actualidad de su propuesta.

En este hipertexto, con una superabundancia de posibilidades significativas, cada lector puede y debe situarse dentro de su propio universo de significación. Crear su propio espacio cognitivo de una manera acotada, salvo riesgo de extraviarse. Nos estamos refiriendo aquí, al hipertexto cultural, no al mero hipertexto de la informática, sino a todas las relaciones potenciales de intertextualidad en todos los sentidos, tanto de textos impresos como de textos virtuales o audio textos y video textos. Es decir, se trata de contextualizar parcelas discursivas de conocimiento a través de vínculos esquemáticos y referencias cruzadas: corrientes de pensamiento, autores, libros, estilos o tendencias de época, conceptos específicos y términos convergentes o divergentes que generan muy diversas posibilidades significativas. El hipertexto es mental y dinámico.

Naturalmente, la cadena de relaciones culturales en todos los ámbitos resulta potencialmente infinita. En consecuencia, una bibliografía razonada viable, tiene que ser esquemática y suficientemente rica, pero estructurada de una manera funcional y didáctica, para generar una caja de resonancia cultural que permita una lectura circunscrita en sus posibilidades interpretativas. Es decir: una lectura decantada, distinguiendo con claridad en qué sentido se utilizan ciertos términos, conceptos o esquemas, según la perspectiva de su propuesta.

En el caso específico de Semiología de la Vida Cotidiana, tanto las referencias bibliográficas como la bibliografía razonada, irán creciendo y desdoblándose a lo largo de los doce Cursos-Capítulos de este mismo libro audiovisual, hasta que al final se integre la totalidad de su universo bibliográfico o hipertexto, donde muchos autores se repiten y enlazan, y donde muchos conceptos se desdoblan paulatinamente, curso por curso, hasta alcanzar el máximo despliegue de su significación, en una dinámica de crecimiento continuo debido, no solo a su carácter didáctico, sino a la naturaleza de su permanente actualización, como ha venido ocurriendo a lo largo de sus más de tres décadas de existencia.

Ahora bien, mencionar a un autor no significa avalar la totalidad de su obra o la corriente de pensamiento a la que se adscribe. Citar un libro específico, no significa tampoco avalar la totalidad del libro, sino solo la cita a la que se alude dentro del contexto de su referencia. Escuelas filosóficas, corrientes de pensamiento, principios religiosos, tendencias artísticas, descubrimientos científicos y tecnológicos tienden a colindar, a contradecirse, a traslaparse, a influirse, a inspirarse y a amalgamarse, iluminándose unos a otros, por similitud o por contraste, en la dinámica insalvable de la gran madeja de conocimientos que se enreda y desenreda al paso de los siglos, retomando caminos olvidados o relegados, marcando nuevas posibilidades, descubriendo raíces en las más impensadas tradiciones, latitudes o autores: descubriendo una y otra vez el hilo negro o el agua tibia que nos invitan a releer El Eclesiastés, una y otra y otra y otra vez, en una cadena cíclica de tiempo recurrente: la eterna serpiente del conocimiento que se muerde la cola y se devora a sí misma, nutriéndose y devastándose simultáneamente en cada bocado, de manera incesante. Un hipertexto circular: idéntico y distinto a la vez.

Habrá un proceso de decantación incesante, ya que la creación de este Modelo Educativo de Semiología de la Vida Cotidiana es, sobre todo, la propuesta de una nueva perspectiva, con su correspondiente «lenguaje». Un lenguaje en constante transformación y ampliación de posibilidades significativas.

En consecuencia, iremos puntualizando de una manera gradual, curso por curso, vinculando uno con otro, nuestra nueva perspectiva y nuestro nuevo lenguaje, para circunscribir, de la manera más pertinente posible, el contexto de nuestra nueva perspectiva, donde la persona ocupa el centro de su propio proceso educativo: un horizonte potencialmente infinito de posibilidades significativas.

La mención y vinculación de las distintas corrientes de pensamiento, autores, libros y conceptos específicos, los iremos desplegando aquí mismo, en esta Bibliografía Razonada, de una manera paulatina, relacionándolos con la lista de Referencias Bibliográficas.

X